Día 5 (21 de julio)

22 julio 2017
MG_3738-1280x853.jpg

Tras una noche durmiendo a la intemperie, sacos cubiertos de rocío y un poco de frío, el despertar no ha sido tan duro gracias a la imagen de Fif –nuestro subdirector– disfrazado de pájaro a modo de despedida, cumpliendo una promesa de la Ruta Inti 2016.

Con el campamento ya recogido y las mochilas bien cargadas, partimos hacia nuestro nuevo destino y cruzamos la frontera con Francia hasta Aviñón. Bonjour, nous sommes en France! No sin antes parar en una gasolinera para saciar el hambre rutero.

Alrededor de las tres de la tarde llegamos a nuestro destino, y entre todos preparamos la comida, una macedonia fresquita de frutas. A continuación, nos organizamos en grupos para dar comienzo a una yinkana/visita cultural que consistía en localizar mediante un mapa diferentes puntos clave de la ciudad. Uno de los lugares más significativos es el Palacio Papal, que se utilizó para dar refugio a los papas desde mediados del siglo XIV hasta principios del XV, dada la amenaza turca. Sin embargo, la existencia de distintas familias nobles con candidaturas al papado dio lugar a tres sedes distintas durante el Cisma de Occidente: Roma, Peñíscola y Aviñón. Esta última albergó siete papas. Tras la visita cultural, disfrutamos de dos horas de tiempo libre en las que paseamos y probamos la gastronomía local como, por ejemplo, un buen crêpe de chocolate.

Aviñón nos ha acogido con una grata sorpresa, dado que se celebraba durante el mes de julio el 73 festival de arte dramático callejero. Todas las calles se convertían en pequeños escenarios donde el arte se respiraba en todos los rincones. Cada obra de teatro se anunciaba con pequeñas actuaciones de lo que luego sería la obra, como si de trailers de películas se tratasen. Las representaciones eran de toda índole y para todos los públicos, desde Alicia en el País de las Maravillas hasta Vacaciones en Roma, pasando por obras de carácter local.

A las ocho de la tarde teníamos que acudir al punto de encuentro para desplazarnos en autobús hasta un nuevo campamento donde pasar la noche. Durante el trayecto, aprovechamos para repasar algunos de los grandes éxitos musicales de nuestra infancia donde no podían faltar canciones de Disney o el Aserejé.

Al llegar descubrimos que el lugar donde dormíamos hoy contaba con una gran piscina al aire libre que algunos de nuestros compañeros no dudaron en aprovechar.

Tras un día completito tocaba cenar e irse a descansar que el despertador se adelantará a las seis de la mañana. Bonne nuit.

 

Henar Echeverría Berzosa

Berta Gato Moro

Raquel Crespo Gámez