Crónica del día 25: 10 de agosto.

12 agosto 2015
2015-9ago-1280x850.jpg

Por Javier Terrero, encargado blog y coordinador de talleres.

Los expedicionarios que subirán el monte Olimpo se levantan al amanecer y comienzan a andar desde el campamento hasta Prionia, punto de partida. Es allí, tras media hora de caminata, donde se hace redistribución de peso en las mochilas y se desayuna. Los guías nos recogen cuando aún es pronto y la caminata da comienzo. Una ascensión ligera, rodeado de bosques que nos protegen del sol matutino.

La vegetación, poco a poco, de manera casi imperceptible, va moldeando sus formas, colores, y dibujos, y el verde se suaviza para ceder protagonismo a un gris pedrero, invasor y silencioso. Al doblar en una pequeña curva o superar una cuesta, los jóvenes visualizan el inmenso valle, como pintado al puntillismo, con cientos de diminutos árboles conformando una masa uniforme.

Pasado el refugio, donde un miembro del grupo, por la dureza de la marcha, decide no continuar, los jóvenes representantes de la expedición, los ya conocidos como los olímpicos, prosiguen su marcha a buen ritmo. La vegetación desparece rápidamente y en su lugar sólo queda la piedra y un terreno cada vez más empinado y escarpado. Alta montaña.

La expedición ralentiza la marcha al acercarse a pico, el Escoyo, segundo en altitud del monte Olimpo, y hasta el guía parece sufrir las secuelas de la pendiente, apoyándose en su bastón con los brazos en jarras. La temperatura se recrudece y el viento empieza a arreciar en la última parada antes de tocar cima, donde parte de los expedicionarios abandonan sus mochilas.

Los últimos veinte minutos de subida son de una algarabía colectiva, interior tal vez, pues son pocas las palabras que se dicen entre el frío y el cansancio. Se avanza lentamente, pero ya en los últimos metros los expedicionarios comienzan a sonreír, a dedicarse unas palabras de ánimo, a percatarse de que se ha conseguido el objetivo.

Ya en la cima, divisando un paisaje indescriptible, los jóvenes se abrazan unos a otros, se toman fotografías. Algunos, los más reflexivos, o fatigados, se sientan al borde de la nada absoluta, entre niebla y silencio, a interiorizar, tal vez, la grandeza del momento.

La verdadera aventura, sin embargo, comienza con la bajada. El descenso al campamento base es de lo más accidentado y el grupo se enfrenta a condiciones extremas. La niebla surge de la nada, como venida de repente. Una nube se forma alrededor de los expedicionarios, que en parte del recorrido son incapaces de ver cabeza de grupo. Organización se esfuerza por mantener al grupo unido, sin éxito en algunos tramos.

Una lluvia incesante se precipita sobre los expedicionarios. A lo lejos se observan riadas deslizarse ladera abajo en otros picos del monte, torrentes veloces que arrastran a su paso vegetación y fango. El ritmo de descenso se acelera, ante riesgo de tormenta, y el grupo tiene que correr por un terreno delicado.

La llegada se adelanta a los tiempos previstos, pero la lluvia ha desmantelado el campamento inicial, no cubierto, y la expedición pide refugio al monasterio ortodoxo de la zona, que tras una larga negociación acepta ceder a la expedición un espacio, el refectorio, para pasar la noche. A cambio, los expedicionarios se comprometen a guardar voto de silencio y a dormir por sexos separados.

Desde el más profundo respeto, y agradecidos por el inmenso favor, una esterilla junto a la otra, al abrigo de la vieja roca, del olor a humedad y a sagrado, los expedicionarios cierran los ojos, y la noche se hace presente en ellos, con un negro que lo invade todo.

 

Matías es graduado en Ingeniería de Organización Industrial por la Universidad Politécnica de Valencia y scout. Es extrovertido, entusiasta y muy curioso.

Lluna Martí Fernández

Juanjo Cordero Macías, nacido en 1995, se graduó en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona y se ha especializado en periodismo científico y medioambiental.

Ha trabajado como redactor en la Agencia EFE y en el departamento de comunicación de la ONG conservacionista WWF. Además, trabaja para promocionar las energías renovables en España, de manera sostenible y en manos de las personas, con la entidad sin ánimo de lucro Ecooo.

Entró en el mundo de las rutas al realizar, de manera independiente, el Camino de Santiago y senderos por Europa. Participó en 'Ruta Siete' en el 2017 y ha viajado a Colombia, México y República Dominicana con la expedición 'Tahina-Can'.

Médica general nacida en Madrid en 1994. El voluntariado sanitario me ha permitido el lujo de descubrir culturas y personas increíbles en Ghana, Camerún, Perú, Brasil y México. Enamorada de la medicina psicosocial he trabajado con el Servicio Móvil de Atencion Sociosanitaria al Drogodependiente de la Comunidad de Madrid. Participé como expedicionaria de la Ruta Inti 2018: el Renacer del Sol. Me encanta la naturaleza, el deporte, viajar y aprender a través de otras personas.

Carme Honorato

Ana Tejedor nació 1997, en Sevilla. Es graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, habiendo hecho los dos últimos años en Santiago de Chile y Barcelona y Máster en Comunicación Científica en la UPF-BSM, Barcelona.
Actualmente está enfocada en la comunicación científica, en concreto en la producción audiovisual de contenido divulgativo.
Con luz y un buen enfoque se decide a grabar en cualquier momento.
Participante en la Ruta Quetzal 2012. Graduada en Comunicación Audiovisual. Soy una apasionada del vídeo, la fotografía y el sonido. Comunicar a través del lenguaje audiovisual es mi especialidad, grabando y editando vídeo de eventos, corporativo, documental y ficción.
He trabajado para televisiones locales (À Punt, Plaza TV) y nacionales (Antena 3). Actualmente soy cámara, jefa de imagen, sonido y postproducción, editora y finish, del programa Plaza Lifestyle en Valencia Plaza.
Además del vídeo, mis otras grandes pasiones son viajar (que no turistear), los perros y los cactus.

Mar es una persona que ríe (mucho), llora (bastante) y habla (aún más).

Si quieres escucharla bien, tendrás que estar bien cerquita de ella, porque Mar habla muy rápido y muy (muy) flojo. Podrás bromear (en cualquier momento) y al mismo tiempo hablar de las profundidades más profundas de la vida (en algún que otro ratito).

Sabe escuchar. A lo mejor por eso estudió medicina (o no, ni ella misma sabe por qué lo hizo). Y a veces escribe; si le caes bien, quizá salgas en su próximo relato. Y a ratos dice que quiere ser artista y aprende a tocar instrumentos. Hace cosas así.

También le va la marcha y huye de hacer las cosas porque sí. Ahora quiere empezar a prepararse para ser profesora y estar con criaturas y de mientras, hacer un porrón de cosas más.

 

Beatriz Lázaro Martínez

 

Ruth Juan Domínguez, estudiante de derecho, con múltiples aficiones y con ganas de conocer mundo.

Marta Fernández es profesora, óptica-optometrista, audioprotesista. Amante de los viajes y del deporte, disfruta trasmitiendo a sus alumnos la inquietud por aprender y conocer nuevas culturas.

 

Eva Ruiz es una apasionada del deporte, la educación y la naturaleza. Graduada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y siguiendo su camino como educadora con el Máster de Formación del Profesorado en Secundaria y Bachillerato e investigando en el Departamento de Educación de la Universidad de Alcalá, aspira a convertirse en una futura docente que transmita valores a través del movimiento.
Por otro lado, compagina sus estudios con el ocio y el tiempo libre, disfrutando todos los veranos y durante el año, rodeada de jóvenes en diferentes experiencias educativas no formales, como campamentos o actividades extraescolares.
Eva piensa que la educación es el mayor acto de generosidad posible y que el mundo se ve más bonito con una sonrisa.

Mi nombre es Alberto, tengo 27 años. Con predilección por las nuevas experiencias en las que no sabes qué te encontrarás, el deporte y la montaña. Juntar todas ellas me lleva directamente a esta aventura y a poder compartirla con vosotros. Lo que define mi última gran pasión, conocer gente con las mismas inquietudes de las que poder aprender.

Leonor Canals Botas es politóloga y ha realizado un máster en Intervención Social con especialización en investigación y género en la UPNA.
Actualmente intentando realizar un doctorado, disfruta cosiendo mensajes feministas y anticapitalistas en camisetas y yendo de excursión al monte.

Curiosa, extrovertida y alegre. Próximamente graduada en Protocolo, Organización de Eventos y Comunicación Corporativa, siempre anda con algún proyecto en mente y abrazando lo que el futuro le depare.
Le encanta leer, el arte y el medio ambiente pero estar con gente y descubrir sitios nuevos la vuelven loca.