Crónica del día 12 de Julio

13 julio 201430

Bueno, hoy ha sido la mejor demostración posible de un día de actividad frenética. Nos hemos levantado poco más que temprano y desmontado el campamento, afortunadamente algo más rápido que ayer. A esto ya le vamos cogiendo práctica.

Hemos cogido bien temprano un bus que nos ha llevado al banco de alimentos para hacer nuestra segunda actividad de voluntariado, que ha sido ayudar en el empaquetado y colocación de los alimentos que reciben antes de su distribución.

En la mayoría de casos en que un grupo similar al nuestro ayuda en un banco de alimentos, lo hace en última etapa, que es el reparto local de los alimentos a las personas que lo necesiten, pero parece que en todo ello se obvia o hace de menos a todo el trabajo y esfuerzo previo que se hace para que los alimentos lleguen hasta ahí.

Todo este trabajo es gestionado y llevado a cabo por voluntarios que trabajan en el banco de alimentos, que consideramos que tienen poco crédito comparado con los repartidores locales de alimentos.

Tras el voluntariado en el banco de alimentos, hemos ido a Madrid para comer y hacer una visita rápida (según algunos expedicionarios, fugaz), en la que hemos visto lugares emblemáticos como son el Retiro, la puerta de Alcalá, la estatua de Cibeles, la Gran Vía, Sol…

Hemos acabado esta rápida visita en el templo de Debod, que también es uno de los símbolos de la cooperación entre culturas, donada por el gobierno egipcio en agradecimiento por la colaboración internacional ofrecida por España.

Después de la fugaz visita por Madrid, hemos subido de nuevo al bus para ir a Toledo, donde nos ha recibido el concejal de deportes, que nos ha hecho una breve visita por el edificio del ayuntamiento, que está situado frente a la catedral. Tuvimos además el privilegio de poder visitar el torreón, que según nos contó el concejal, había sido recientemente reformado y tenía unas vistas espectaculares.

Tuvimos después un breve tiempo libre por el mercadillo medieval que se celebra estos días en la ciudad y asistimos después a un espectáculo de luces sobre el Greco que hacían sobre la fachada de la catedral. Decir que el despliegue de luces era bueno es quedarse francamente corto, ya que ha sido uno de los espectáculos más impresionantes que muchos habíamos visto en la vida.

Por último hemos cenado en el pabellón y los expedicionarios se han ido a dormir, los de teatro con la intención de madrugar mañana para ensayar para la obra que harán por la noche. Mañana les confirmo si han madrugado al final o sólo han aprovechado para dormir más.