Crónica del 5 de agosto

8 agosto 2023

Ana Delgado Davara, Canarias

Ana tiene 23 años, es de Santa Cruz de Tenerife, y es expedicionaria del Grupo 7 de Ruta INTI.  Estudia Ingeniería Industrial en la Universidad  Carlos III de Madrid.


¡Qué afortunada me siento por poder relatar uno de mis días favoritos de la ruta! Aunque debo admitir que no comenzó así. Al despertarnos en Tekax, había un sentimiento generalizado de cansancio físico y mental debido a los tres días previos de caminatas. Si bien han sido días sumamente enriquecedores, también han sido un tanto agotadores.

Empezamos a recobrar fuerzas y ánimos cuando Nano nos brindó una conferencia sobre la conquista de México y el imperio español en América. Es increíble cómo estamos abarcando la historia de los mayas desde el inicio hasta el final.

A media mañana, nos dirigimos al centro de conferencias de la ciudad, donde nos informaron sobre un proyecto en marcha en una comunidad cercana a Tekax llamada San Antonio de Tuk, con el propósito de llevar agua potable a sus habitantes. Pudimos conversar y pasar tiempo con los miembros de esta comunidad y los responsables de llevar adelante el proyecto. Viven una realidad completamente distinta a la de los ruteros en nuestros hogares, y tenerla tan cerca no solo nos abre los ojos a otras realidades, sino que también nos motiva a involucrarnos en proyectos similares. Compartimos una comida con ellos y enriquecimos nuestra comprensión de su cultura.

La primera parte de la ruta se centró más en explorar la historia y la biología de México. Personalmente, considero que comenzar a abordar temas sociales le ha dado un nuevo impulso a la ruta.

Disfrutamos mucho de la conferencia, la compañía y, finalmente, de comer en una mesa.

Por la tarde, disfrutamos de unas horas de tiempo libre, que algunos aprovechamos para hacer autostop y visitar el pueblo vecino. Nos encantó tener un contacto directo con la gente local y explorar un poco por nuestra cuenta.

A nuestro regreso, participamos en talleres ruteros sobre una variedad de temas. Cada vez que asisto a uno, me impresiona la pasión y calidad humana que todos transmiten al impartirlos.

Sin duda, considero que Ruta Inti es una fuente de estímulos para personas curiosas y estoy segura de que surgirán cosas hermosas de aquí en adelante.

Y para todas las madres que estén leyendo esto: ¡estamos genial!