Crónica de Amaia Viñegra del 30 de Julio

1 agosto 20144
2015-30jul-1.jpg

Ayer nos despedimos de Chaouen, una ciudad de cuento que pareció esconder una historia en cada esquina y a la que sinceramente espero volver algún día.

Nos pusimos en marcha con la prontitud que nos indica que habrá un viaje en el autobús para dormitar hasta nuestro próximo destino.

Así fue como llegamos a Volubilis, las ruinas de una gran civilización que nos demostraron cómo los grandes imperios pueden caer tan fácilmente como se levantan. Además, tuvimos la suerte de recibir una lección de historia de mano de nuestro director de la Ruta, Nano, y nuestro compañero de expedición, Miguel, que son nuestros guías cuando se presenta la ocasión de hacernos volver atrás en el tiempo con sus palabras.

Tras esto, fuimos andando hasta Mulay Idris y allí nos perdimos dentro del Zoco. La verdad es que al principio me sentía un poco extraña al verme completamente rodeada de cualquier cosa que se pudiera vender por un módico precio pero, cada vez me siento más acogida por ellos gracias a toda la vida que derrochan, sus olores, sus colores, su desorden y su juego del respeto.

Allá fue donde comimos y tomamos té viendo a los lugareños pasar.

Finalmente, volvimos a nuestro autobús y llegamos a la ciudad en la que nos encontramos, para quedarnos unos atrás y tratar de dejar huella en el lugar tanto como nos deja huella a nosotros cada ciudad por la que pasamos.

A ti también te diremos adiós Meknès, pero estoy segura de que no te olvidaremos fácilmente.


4 comments

  • Mercedes

    1 agosto 2014 at 06:46

    Entre las fotos y estas descripciones tan buenas que hacéis, casi casi, estamos ahí.
    Gracias por esta ventana que nos abres.
    Buen viaje.

  • Belén Perez Zurdo

    1 agosto 2014 at 06:51

    Me encanta encontrar cada día vuestros comentarios y ver que estáis disfrutando tanto y viviendo con intensidad el viaje.
    Un beso y cuidaros mucho
    Belén

  • Luis Hernández

    1 agosto 2014 at 10:22

    Te aseguro que no lo olvidarás nunca.
    Un beso.
    El conde Don Julián.

  • Belén

    1 agosto 2014 at 14:34

    Me encanta leer como estáis viviendo este viaje y saber de los lugares por los que vais pasando. Os vamos siguiendo cada día y sintiendo un poco lo que vosotros experimentáis. No dejes de escribir cuando puedas. Un beso y cuidaros mucho.
    Belén

Comments are closed.