Testimonios de los participantes

Necesitamos de ese breve momento de titubeo en el que tenemos que pensar cómo resumir todo el cúmulo de experiencias, sensaciones, emociones y vivencias que supone para cada uno la expedición

Ruta Inti con sus propias palabras

Después de varias expediciones y de haberlo explicado muchas veces a tanta gente distinta, uno tiene la sensación de que cada vez es más difícil describir la experiencia de la Ruta Inti, que es algo que hay que vivir para entenderlo de verdad.

Por eso que hemos querido recurrir a los testimonios de la gente que lo ha vivido con nosotros y que ha participado de alguna manera en Ruta Inti, tanto expedicionarios como miembros del equipo. Aquí recogemos extractos del primer capítulo de la serie Voces de un reencuentro.


Testimonios de los expedicionarios



“Era una noche preciosa y ninguno queríamos que se apagase el fuego. Nos veíamos las caras iluminadas, y las canciones dejaron paso a las reflexiones. ¿Qué es la Ruta Inti? Pues la Ruta es aquello, un momento de comunión en el que un grupo de personas, de muy distinto tipo y procedencia, pero con pasión por vivir y por lo que hacen, comparten esa ilusión y crean un vínculo entre ellos y todo lo que les rodea. La Ruta son las personas. Para mí fue un momento mágico. Uno de esos momentos por los que te atreves a venir o decides volver”


Javier



“Algo que he descubierto estos días es que la gente que menos tiene es la que más te da, y no deja de impresionarme lo bien que se han portado siempre con nosotros. Marruecos es un país alucinante y lleno de contrastes; a cada sitio que vamos, tengo claro que quiero volver”


Magdalena



“Ruta Inti es despertar cada día en un lugar, conocer cada día a una persona, ver cada día un paisaje nuevo por las ventanas del autobús mientras la gente conversa y canta. Es comer cuscús con las manos en Flilou y montar en mula en Midelt; es escuchar y comprender la música amazigh y disfrutar cantando y bailando con ellos; es dormir en una tormenta de arena en el desierto de Merzouga y conocer a nuestro increíble guía Abdellah”


Sara



“Las caminatas me ayudaron a saber que podía medir mis fuerzas, conseguir logros y disfrutar del momento. Algunas fueron complejas; otras,  liberadoras. Pero en todas ellas había un denominador común: gente que cantaba, que compartía sus intereses, sus conocimientos y, por qué no decirlo, sus tristezas y llantos”


Ángel



“Ruta Inti ha sido lo mejor que hubiera podido pasarme este año, y puede que cualquier año. Solo me alegro de haberlo vivido. He aprendido de todos vosotros: sois las mejores escuelas, y las mejores personas”


Paula



“Me acuerdo cómo me encantaban los distintos colores del mapa cuando era pequeño: los países, las aguas, las montañas, las banderas… Pero en aquel momento todavía no tenía ni idea de que dentro de unos años podría ir cumpliendo mis sueños y recorrer algunos de aquellos sitios que en mi atlas parecían tan lejanos e inaccesibles”


Péter



“A pesar de llevar unos 8 años estudiando el idioma que llamáis la lengua materna, antes de la Ruta no había conocido a ninguna persona española ni había experimentado nada de la cultura española. Por eso el choque de estar con 70 desconocidos en un pabellón en El Escorial se multiplicó por mil por el hecho de que no entendía casi nada y que frente a los gritos y extroversión del pueblo español, me sentía más frío y cerrado que nunca. Pero poco a poco fui acostumbrándome, calentándome y animándome”


Thom



“Lo bueno de los viajes largos en autobús es que, al sentarte al lado de alguien, será tu compañero durante todo el día y tienes tiempo para conocerle mucho mejor; solo puedes acabar por querer pasar más tiempo con él o no volver a verlo nunca más. La verdad es que hasta ahora he tenido suerte”


Aurora



“Los lazos que aquí hemos creado son únicos, este es un sentimiento que difícilmente se puede entender si no se está dentro, si no se han compartido tantos momentos mágicos, tantas conversaciones intensas, tantas bromas y tantas conexiones. Tampoco se puede entender sin momentos no tan buenos, sin afrontar las durezas del viaje, la tristeza, el dolor, la decepción, la rabia. Hemos aprendido mucho, y lo más importante, hemos aprendido juntos. Hemos cambiado, también juntos. Hemos hecho muchas cosas y, lo mejor de todo, es que esto es solo el principio”


Miguel



“Para mí, Marruecos no es solamente la medina de Fez, los maravillosos paisajes, la magia del desierto o el sabor a cilantro que imperaba en todos los platos del país. Lo que más me cautivó de Marruecos fue la hospitalidad de su gente”


Patricia



“Los talleres de expedicionarios fueron un pilar fundamental de la Ruta, una oportunidad para que cada uno pudiese compartir sus conocimientos con los demás y todos pudiésemos descubrir nuevos ámbitos. Me alegro de haber salido de mi “burbuja de conocimiento” y adentrarme en nuevos campos”


Irene



“Lo vivido en la Ruta no debería ser la excepción, aquello que te libere, sino que la Ruta debería ser verdadera rutina: despertar cada mañana con ilusión, guardar ciudades nuevas en la retina, coleccionar conversaciones en la memoria y conseguir que personas desconocidas acaben siendo tu familia”


Nora



“Ruta Inti me ha enseñado que los objetos, las posesiones e incluso las metas que te planteas y crees que te van a hacer sentir realizado como persona son un sinsentido si no son compartidas”


Pedro



“Yo nunca había estado en Fez. La manera en la que se nos introduce a esta ciudad me ha calado completamente el corazón. Fuimos a ver el atardecer y pude escuchar la llamada a la oración. Pensé que eso era mágico y que no es algo que podría hacer en medio de mi vida normal”


Alejandra



“Recordando nuestra estancia en Évora, la Ruta Inti se asemeja bastante a lanzarte a una piscina desde lo alto de un trampolín: estas nervioso pero decidido, coges carrerilla… y saltas, decides emprender el viaje. Una vez has saltado, piensas que no deberías haberlo hecho, que no es tu lugar, que estarías mejor abajo viendo como otros se tiran. Y caes al agua, y tus miedos y dudas desaparecen. Estas eufórico, ya no te asusta y quieres repetirlo una y otra vez. Y es que eso hace la Ruta Inti: te engancha”


Víctor



“Pasar tanto tiempo con gente tan diversa hace que, tarde o temprano, te conviertas en una esponja y empieces a aprender. Estar al lado de tantos fueguitos al final te hace arder, y querer arder. Sé que aún me queda mucho por aprender, pero le he cogido el gusto y no voy a parar. Y es todo gracias a vosotros”


David



“Los pequeños detalles están hechos para ser descubiertos, y cuando dedicamos un tiempo a buscarlos… aparecen. En una sonrisa, un gesto o una mirada cómplice. Aquí y allá. Casi imperceptibles, pero tan presentes que se vuelven inmensos. Esos pequeños detalles son un tesoro. Son lo que hicieron que me planteara repetirla Ruta Inti; tan solo uno de ellos basta para enriquecerte y cambiar tu mundo”


Andrea



“Cuando intento convencer a alguien para hacer este viaje, siempre me argumentan que no se atreven a dar el paso por el hecho de estar tantas semanas fuera de casa y durmiendo en el suelo… ¡Yo creo que es lo más divertido! Este tipo de experiencias son únicas”


Pablo



“La Ruta Inti es ese espacio donde puedes ser tú mismo y, al regresar a tu hogar, sentir que eres otra persona, que toda tu vida ha cambiado. Es un constante aprendizaje, un aprendizaje que implica ese bonito intercambio con todo lo que te rodea. Es llenarte de cada persona con la que te cruzas y volver llena de nuevas ideas”


Elena



“Hace un año nunca habría pensado que viviría en un poblado bereber durante un tiempo, y menos todavía descubrir la hospitalidad de personas con tanta pobreza y una cultura tan distinta a la mía; aunque los valores básicos, como el cariño, el respeto, la alegría y la convivencia en armonía, son universales. Fue una experiencia enriquecedora e inolvidable”


Víctor



“En ruta hay días duros, menos duros y, por supuesto, hay días ligeros en los que permanecerías indefinidamente. Sin embargo, todos estos días tienen algo en común: discurren con (al menos) un momento único. Este momento aporta gran parte del sentido de ese día, y del resto de los días en ruta”


Marta



“De la Ruta aprendí que a veces el destino del viaje no es un lugar, sino una o varias personas; que da lo mismo viajar a lugares lejanos y exóticos o al barrio vecino cuando lo haces con gente con ganas de vivir, de disfrutar y de aprender continuamente”


Santiago


Testimonios extraídos de la encuesta anónima de satisfacción realizada tras la expedición 2015


“Para mí la Ruta Inti es unión, es reencontrarse, es redescubrir el mundo mirándolo desde los ojos de otras personas. Es una oportunidad para aprender y vivir nuevas experiencias, para conocer gente nueva y abrir tu mente”



“Para mí Ruta Inti supone un viaje de aprendizaje, crecimiento y superación personal. Creo que ha sido algo muy positivo para mí, hasta podría decir que ha cambiado mi vida. Necesitaba un cambio y con la ruta lo he conseguido”



“Una oportunidad de ser una persona diferente a la de tu día a día. [Ha sido] Increíble. Es una experiencia que te marca cambiándote, abriéndote más al mundo y a todas sus caras”



“La continuación del comienzo del cambio de mi vida. Lo que más me ha gustado ha sido la energía y el interés que había entre todos los expedicionarios por enseñar y aprender. Mis expectativas se sobrepasaron desde el minuto 2”



“Lo que más me ha gustado es el trato recibido tanto de los organizadores como de los ruteros, […] que en la expedición cualquiera pueda hacer un taller […], el poder aprender de otras personas, aportar conocimientos poder contribuir… Eso me parece increíble, como ser parte de algo importante”



“La Ruta Inti es el contexto en el cual puedes llegar a descubrirte y saber hacia dónde quieres llevar tu vida. Se dan las condiciones necesarias de libertad, compañerismo, y sobre todo otras formas de ver el mundo que propician ese cambio en tu forma de vida”