Nuestra historia

Ruta Inti nació en el año 2013 en la isla del Sol como iniciativa de un grupo de jóvenes que creían que otra forma de vida era posible.

La historia de Ruta Inti comienza en 2013 en la isla del Sol, en el lago Titicaca, como iniciativa de un grupo de jóvenes que creían que otra forma de vida era posible.

Una vida en la que se aprendiese a través de la experiencia, no solo propia, sino adquirida también de las personas con las que uno se va encontrando en el camino. Un modelo de «escuela itinerante» en el que los jóvenes pudiesen descubrirse a sí mismos y desarrollar sus potenciales.

Estos jóvenes, viajeros empedernidos, eran unos contadores de historias. Ese día decidieron empezar a contar una diferente, una historia que no estaba escrita en los libros y a la que habría que dar forma a través de la experiencia de la gente que participase en ella.



Allí, perdidos en esa isla, le dieron un título a este nuevo relato, llamándolo como el lugar que vio nacer esta idea: Ruta Inti, que en el idioma local significaba «la Ruta del Sol».

Así, poco a poco, la Ruta fue tomando forma, consiguiendo su propia infraestructura, un equipo estable y, sobre todo, un modelo propio que la define.

Desde entonces, con más de 300 participantes y cuatro expediciones, esta historia se ha ido alimentando de todos los que hemos formado parte de ella hasta conformar lo que somos hoy día.