Glasgow, Escocia

24 marzo 2018
28-Glasgow-cementerio-1280x960.jpg

Glasgow (Glaschu en gaélico escocés, o Glesga en escocés), es una ciudad en Escocia, Reino Unido. Es la mayor ciudad de Escocia y la tercera del Reino Unido después de Londres y Birmingham. Hasta allí viajó nuestro expedicionario David Sánchez, como podéis ver en esta fotografía de Inteños por el Mundo.

La ciudad propiamente dicha fue fundada en el siglo VI por un misionero escocés llamado Kentigern, pero que pasó a la historia como San Mungo, que significa «querido amigo». Cuenta la leyenda que transportaba en un carro el cuerpo de un hombre santo llamado Fergus que había fallecido antes de conocerse y los bueyes que tiraban de él se detuvieron lo que Mungo interpretó como señal de Dios y allí lo enterró. El lugar lo llamó Glasgui que significa «querido y verde lugar», y en él estableció una iglesia sobre el arroyo Molendinar, donde actualmente se halla la Catedral de Glasgow.

Durante el siglo XVI, los mercaderes y artesanos de la ciudad comenzaron a ejercer una influencia significativa y la ciudad se convirtió en un importante centro de comercio con el Clyde facilitándo el acceso a la ciudad y al resto de Escocia a las naves mercantes. El acceso al océano Atlántico permitió la importación de tabaco y algodón desde las Trece Colonias y de azúcar desde el Caribe, productos que luego eran vendidos a través de toda Gran Bretaña y Europa.

La ampliación del río Clyde en la década de 1770 permitió a los buques más grandes remontarlo, sentando las bases para la industria y la construcción naval en Glasgow durante el siglo XIX. La abundancia de carbón y hierro en Lanarkshire, parte de Glasgow, hicieron de la ciudad un centro industrial. Glasgow comenzó a ser conocida como «la segunda ciudad del Imperio». Las fábricas de algodón y textiles se transformaron en grandes empleadores a nivel local y regional.

El comercio llevó a una importante fortuna a ciertos ciudadanos. Los mercaderes construyeron espectaculares edificios y monumentos que aún hoy pueden ser vistos, y reinvirtieron su riqueza en un desarrollo industrial para ayudar al crecimiento de Glasgow. En 1892 el burgo fue constituido como el Condado de la Ciudad de Glasgow. La ciudad se convirtió en una de las metrópolis más ricas del mundo, y un sistema de transporte público municipal, parques, museos y librerías fueron todas abiertas durante este período.

 

Fuente: Wikipedia.