Crónica del día 5 de agosto

5 agosto 20143
1525691_321644441328490_4939952244688572509_n.jpg

Marruecos profunda. Por Javier Terrero.

Las dunas parecen gigantes pintándose en luz. Una nube de arena, provocada por la tormenta nocturna, impide ver el sol ascendiendo por el horizonte: amanece en el Sáhara.

Tras el desayuno, la expedición atraviesa las dunas. Como si de un corto cinematográfico se tratara, bajo cuarenta y muchos grados, llenas las botas de tierra, los ruteros avanzan sobre las ardientes montañas. El agua escasea. Una duna tras otra se repite el mismo paisaje, como si no hubiera más que arena en el mundo. Al límite de la extenuación, sobrepasando ya nuestras fuerzas, aparece en el brumoso cielo la torre de una mezquita. Pequeños edificios se descubren poco a poco en la lejanía.La ciudad ha sido alcanzada. Los expedicionarios han superado la prueba más dura en lo que llevamos de viaje. Ruta Inti ha sobrevivido al desierto.

El bus permite reponer fuerzas y abastecerse de agua. A media mañana, se realiza una parada técnica en un mirador desde el que se vislumbra el pueblo de Toudra. Un inmenso río verde de palmeras y cultivos divide la localidad en dos mitades. Sorprende ver un enorme oasis, de cientos de hectáreas, encerrado entre la sequía marroquí.

La siguiente parada es la garganta del Toudra, una de las formaciones rocosas más espectaculares de mundo. Tras una comida típica en un restaurante cercano, la expedición cruza, con el río a su derecha, el pasillo formado por las dos altas paredes rocosas prácticamente verticales que escoltan nuestros pasos. Una lluvia torrencial, completamente inusual en pleno desierto, nos refresca durante la breve caminata.

Tras otra estancia larga en los buses, casi anocheciendo, la expedición alcanza su destino final, el recóndito pueblo de Tagdil, rodeado de ausencia por sus cuatro costados.

Hasta que anochece, los ruteros se mantienen ocupados en tareas de voluntariado, concretamente en la recogida de basura abandonada al margen de los caminos que unen las pequeñas casas rurales.

La copiosa cena adormece a los expedicionarios. Ha sido un día largo, cansado y cargado de experiencias inolvidables. Las últimas tiendas se cierran. El silencio lo envuelve todo.


3 comments

  • Sandra FL

    6 agosto 2014 at 08:20

    Me paso el día entrando en el blog y en face buscando noticias vuestras y me encanta . Esta experiencia es alucinante hasta para los que lo leemos, cuanto más debe ser para los que lo están viviendo. Es muy importante para las familias seguiros por las redes. Millón de gracias!!!!!

  • victoriasummer2011

    6 agosto 2014 at 11:02

    Gracias abrir una ventana para que podamos observar vuestra aventura por el desierto.

  • BEGOÑA

    6 agosto 2014 at 21:27

    Estoy de acuerdo con Sandra, es increíble ver como cada vez esto se pone más y más emocionante. Besos y abrazos.

Comments are closed.